You are currently browsing the tag archive for the ‘Guerra/Paz’ tag.

Bachir Ahmed en su blog Karma Saharauia

Si yo fuese poeta y tuviera un desengaño amoroso, quizá tendría que empezar escribiendo: Hoy me siento muy triste, ella me ha abandonado por otro y me ha dejado perdido en la inmensidad de una realidad que desconozco. Ahora serán otros labios los que besen los suyos, otras manos la que acaricien su cuerpo, otros ojos los que miren su corazón. Ella será feliz y yo lamentaré su pérdida, aunque nadie podrá arrancármela del corazón; ni ella misma. Hoy me siento solo y triste.

Todo eso y mucho más escribiría hoy, pero no soy poeta, aunque mi corazón este desgarrado de dolor.

Tengo la mirada perdida y mis ojos en la lejanía solo ven terror, barbarie y sangre. Oigo gritos lejanos que me piden ayuda que no puedo dar. Mis ojos se cubren de lágrimas y la impotencia me acobarda, me destruye, me desgarra las entrañas. Mis hermanos me llaman y yo los oigo, los siento y mi mano no llega a ellos. El humo me ciega, me hace llorar pero me niego a cerrar los ojos. Los mantengo abiertos, y a través de mis lágrimas veo  imágenes que me impactan; niños que lloran, mujeres que sangran, ancianos que huyen y hombres que mueren.

Me niego a ser impasible ante el criminal, reniego del pacifismo estúpido y amoral que se utiliza para subyugar al más débil. Vomito mi rabia con la mirada ante la atadura de lo correcto y me convierto en esclavo del mundo real. El mundo que mira para otro lado, el que permite la muerte de niños inocentes, el que asesina mujeres embarazadas, el que desprecia la dignidad.

Me niego a pertenecer a ese mundo irreal e inhumano, lo denuncio y lo desprecio. Le doy la espalda y escupo sobre sus estúpidas leyes ignominiosas y marrulleras.

No acepto la paz de los poderosos. Aquellos que con la sonrisa en los labios asesinan a escondidas, torturan y violan los derechos más elementales. Los que venden armas para aplastar la rabia contenida de los pueblos. Los que tienen talante pero no tienen talento.

Saco de lo más profundo de mi alma el recuerdo de los compañeros muertos, torturados, humillados y despreciados para que mi grito rebelde sea permanente. Digo alto y fuerte: ¡Me niego a aceptarlo!

Mi mirada será más triste, mi sonrisa apenas será una mueca, mientras persista en mi mente el sufrimiento de los miles de compatriotas que sufren diariamente las injusticias.

Reniego del hecho consumado y me uno al grito desgarrador de los jóvenes de mi tierra. Pido armas para no morir de rodillas, para defender mi dignidad; para que  nuestras mujeres sepan que sus hijos morirán con la cabeza alta, mirando al cobarde enemigo a los ojos. Que  la muerte no es muerte si está en juego mi dignidad. No quiero morir acorralado sin posibilidad de defensa, quiero hacerlo en libertad, a la luz del sol o al abrigo de las estrellas de mi desierto.

Basta ya de intereses de estado, de alabar tiranías, de esclavitud consentida, de derechos inhumanos, de venta de armas, de expolio, de torturas, de desapariciones, de realidades irreales.

Basta ya de injusticias, de palabras vacías, de mentiras piadosas, de mercadeo con nuestro destino. No deseo referéndum, ni autodeterminación, ni que otros decidan por mi, mi destino lo elijo yo. Pedir libertad me ha convertido en un delincuente, en un refugiado, en un sin tierra, en un nadie.

No negocio mi muerte, ni acepto estrechar la mano tendida y ensangrentada del asesino de mis hermanos. Desprecio el politiqueo barato de soluciones inciertas. Aborrezco la vileza de las declaraciones interesadas, donde la vida humana está por debajo de los intereses comerciales. Denuncio el servilismo y la corrupción, el besamanos y el miedo, la esclavitud y el racismo.

Admiro a la gente, a los que salen a la calle y reclaman, a los que se oponen, a los que no aceptan, a los que denuncian, a los que te abrazan. Amo a mis mujeres, a mis ancianos, a mis hombres, a mis niños, en definitiva, amo la vida.

 Mi dignidad es sagrada, por eso hoy se ha roto algo en mi interior. Ya no soy el mismo. Mi existencia es más triste y efímera. Ya he dejado ser yo y soy nosotros.  Tengo la mirada triste de los hombres, el llanto contenido de las madres y las lágrimas de los niños del Sahara.

No soporto tanta impunidad. Hoy me duele el alma y me siento solo y triste.

14 de febrero de 2010 – 35 años del Acuerdo Tripartito de Madrid

Somos nadie

26 octubre, 2010

Tocaba hoy escribir del nuevo gobierno canario. Acudí ayer a la toma de posesión de los nuevos consejeros. Apunté en mi libreta las sonrisas de los coalicioneros grancanarios tan emocionados por aterrizar en el gobierno del país a pesar de ser la cuarta fuerza política de la isla. Tomé nota de la sonrisa de Nancy de Australia Navarro, apenas interrumpida cuando Paulino Rivero habló de los pactos que defienden los intereses generales frente a los electorales, apunté el detalle de José Miguel Ruano y Milagros Luis Brito de tatarear la letra del himno de Canarias, los únicos que se lo sabían entre el centenar de personas del salón (el consejero de la poli y la educadora mayor saben que este arroró viene muy bien para frenar las rebeldías en los tiempos que corren).

En un afán de anotar todos los detalles, incluso apunté la página de la anacrónica Biblia donde se posaba el Cristo sobre el que prometieron sus cargos los nuevos consejeros. Domingo III del tiempo ordinario año A. Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 4, 12-23: Al enterarse de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret…”. Freno aquí mi crónica. No porque me asuste que la Biblia cuente que “me” han arrestado. Tengo material para cuatro columnas. Los salones del poder dan para mucho. Pero no podemos continuar como si no pasara nada. Tenemos un muerto aquí al lado. Las lágrimas de los familiares de Elgarhi Nayem Foidal deberían nublarnos la vista a todos. El ejército de Marruecos asesina a un niño y deja herido grave a su hermano y el mundo sigue caminando como si no pasara nada.

Pónganse ustedes en situación. Imaginen que fue la policía cubana o la venezolana la que mató a un chiquillo de 14 años. Imaginen que 20.000 personas montan una acampada en las afueras de Caracas para protestar contra el gobierno de Hugo Chávez. La CCN estaría en directo desde el primer día, los diarios españoles tendrían hoy en sus portadas el rostro triste de la madre del niño asesinado por las balas marroquíes. Los informativos de televisión tendrían como imagen del día las jaimas donde duerme un pueblo que nos dice que no está dormido. La lucha pacífica de una población respondida con balas asesinas. Eso está pasando en el Aaiún, aunque no interesa a los grandes medios, y cuando nos lo cuentan dan prioridad siempre a la versión oficial de una monarquía medieval que tiene la suerte de no formar parte del eje del mal, de ser un aliado de la Unión Europea y Estados Unidos. Y amor con silencio se paga.

Si no estamos ante un crimen de guerra contra la población civil. Si la policía de Marruecos se limitó a responder con balas a unos disparos que, según dicen, venían del interior del coche donde iba Elgarhi, ¿Por qué el gobierno marroquí no deja viajar a el Aaiún a los periodistas españoles?¿Por qué no quieren testigos extranjeros en el sáhara ocupado? Menos mal que la sagaz periodista Laura Gallego de Guinguinbali.com se les coló por donde ellos no saben. Gracias a Laura sabemos la versión directa de las víctimas de esta penúltima barbarie. La colaboradora de CANARIAS AHORA RADIO nos describía ayer en El Correíllo la calma tensa en los campamentos, donde los saharauis no quieren ni siquiera mostrar la bandera de su pueblo para no dar excusa al ejército, para evitar una represión que cueste más vidas todavía.

Mientras la ministra de Asuntos Exteriores de España hablaba en la Unión Europea de Cuba, mientras el gobierno canario pone el grito en el cielo porque una empresa de emigrantes canarios fue expropiada por el gobierno venezolano, aquí al lado tenemos un niño muerto y dos jóvenes graves, las balas de un ejército colono que ocupa un territorio en contra de la legislación internacional mataron a un chiquillo en un territorio que administrativamente pertenece al estado español. Pero la vida sigue con normalidad en el Palacio de la Moncloa y en la presidencia del gobierno canario. En Madrid todos miran a Rubalcaba, en las islas los trepas preguntan “¿qué hay de lo mío?”. Los esperpentos de Valle-Inclán lo confesaban en Luces de Bohemia: “que haya un muerto más sólo importa a la funeraria”.

Foto: publicada por Laura Gallego en Guinguinbali.com

En Baladre

Desde una mirada chiquita a esta complejidad abrumadora de un país que se asoma y presenta al mundo como respetuoso con los derechos humanos, visión a través de la participación en el Encuentro Internacional de Mujeres y Pueblos de las Américas contra la militarización, celebrado en Colombia del 16 al 23 de Agosto del 2010…

Una se pregunta de dónde sale tanto odio, tanta muerte, tanta canallada, tanto cinismo, tanto ocultamiento… una se pregunta cómo le puede caber a un pueblo tanto dolor, desgarro, destrozo… una se pregunta de donde les viene la esperanza para tenerla tan viva… una se pregunta cómo se levantan cada día sin un minuto de silencio, “toda una vida de lucha”… una se pregunta dónde está esa comunidad internacional dormida para la violación de los derechos humanos y tan atenta a lo que sufre el capital con nombre de trasnacional… una se pregunta donde está el corazón que mueve tanta resistencia, tanto afecto, tanta fecundidad de vida… una se pregunta que maquillaje puede tener una fosa común y qué disfraz se permite para los falsos positivos… una se pregunta como se puede ser tan terrorista sembrando miedo allá por donde pasan los actores armados… una se pregunta cómo pueden haber comprado desde ese estado genocida tantas balas silenciadas y silenciadoras… una se pregunta de dónde nace tanta permanencia con diferentes caras y con esas espaldas tan castigadas… una se pregunta cómo es que la vida es más fuerte que la muerte… una se pregunta cómo pueden soñar aún las gentes buenas de la resistencia y superar esas pesadillas con nombre de Santos, Uribes y demás oligarcas…una se pregunta qué es resistir si no es aguantar y la respuesta es no desistir… una se pregunta si la gente diagnostica que le está matando el terror, quiénes son los terroristas… una se pregunta, verdad Lucrecia, cómo se llenan de que sí y cómo participan de la vida para que la muerte sea un hecho natural…

Algunas realidades que nos ayuden a comprender y a participar en su transformación, en tres paradas:

COLOMBIA, ESTADO DE VIOLENCIA ESTRUCTURAL “Nos está matando la pobreza, los planes de desarrollo, la TLC, el Plan Colombia… y los actores armados”
  • País con más desigualdad de todo el continente Americano. Este es uno de los motores del conflicto económico y militar.
  • 65% de la población bajo el umbral de la pobreza, unas 27 millones de personas. 400 presonas ricas controlan el 80% de la riqueza
  • Mueren anualmente más de 20.000 niñ@s de menos de cinco años por desnutrición aguda.
  • Concentración de la propiedad de la tierra y robo de las mismas al campesinado.
  • El 90% de sus exportaciones tiene vinculación con la minería, explotada por empresas extranjeras: petróleo, carbón, oro, café, gas, esmeraldas, hierro, niquel, coltan y una gran riqueza hidrológica.
  • Desnacionalización de la economía. De cada 10 empresas 7 son extranjeras y 5 dedicada a la minería.
  • Es mayor la deuda interna, sobre todo con los bancos, que la deuda externa del país.
  • Crece el desempleo en más de un 20% y el subempleo es del 56%, sobre todo afecta a las mujeres y personas jóvenes.
  • 90.000 mujeres violadas, del 2004 al 2009 y es una realidad invisibilizada.
  • La infancia está brutalmente golpeada: Tres niñ@s asesinad@s al día. El 56% en pobreza. Cuatro millones abusados sexualmente. Dos millones trabajan y 40.000 de ell@s obligados a la prostitución.
  • Educación discriminatoria , clasista y racista. De cada 100 niñ@s que comienzan la escuela, 55 pasan a la formación secundaria, 25 a la universidad, 15 acaban sus carreras y 7 encuentran trabajo de lo que estudiaron.
  • El 36% de colombian@s no tienen acceso a los servicios públicos básicos: Agua, luz, alcantarillado…
  • El 75% de las personas de más de 65 años no cuentan con ningún tipo de pensión, viven de la caridad.
  • Ciento dos pueblos indígenas en Colombia, más de un millón y medio de personas, en peligro de extinción por exterminio. En los años del gobierno de Uribe más de 1.200 indígenas asesinados.

Un pueblo castigado por la guerra y la violencia económica, social, política…

UNA GUERRA SORDA Y MUDA

“Prevenir el crimen del silencio”(B. Russell)
Como dijo Uribe, “ no hay territorio vedado para la fuerza pública”

Colombia está inmersa en un conflicto armado desde hace más de medio siglo. Dentro del mismo encontramos diferentes actores armados: ejército, paramilitares, guerrilla… Todas partes implicadas en el conflicto colombiano son responsables de graves violaciones y abusos contra los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario”, siendo el Estado el principal agente agresor en esta guerra.

  • Estado altamente militarizado. Su gasto militar es el más alto del resto de partidas, unos 11.000 millones de dólares, más del 6% de su P.I.B. Siendo uno de los países más militarizados del mundo. Segundo país en el mundo con el ejército más grande: 460.000 soldados. El 56% de los gastos de personal del estado pertenecen a la seguridad democrática. Mientras se gasta anualmente en un soldado 80 millones de pesos, invierte 8 millones en la formación de un joven en la universidad. Se invierte cada año 100 millones de pesos en seguridad democrática.
  • El complejo industrial militar , así como las grandes inversiones de empresas trasnacionales de EE.UU , requieren ser resguardadas y protegidas de nacionalizaciones, gobiernos alternativos y movimientos sociales (ambientalistas, indígenas). La alta militarización responde a salvaguardar los intereses del capital.
  • Presencia, apoyo y tutorización político- militar de EEUU, que en todo el mundo cuenta con 872 instalaciones militares, presencia de 190.000 soldados en más de 46 países, con un costo de 250.000 millones de dólares al año. Estos soldados cuentan con total inmunidad de las leyes de cada país.
  • La realización de megaproyectos en el territorio, como represas de agua, construcción de carreteras, refinerías de petróleo, minería extensiva, monocultivos de palma africana para obtención de biocombustible… es custodiado por el ejército y pagado por las trasnacionales que compran los servicios de paramilitares que no reparan en ningún medio para que el beneficio sea lo único importante.
  • La guerra es :
    • El 94% de las torturas son realizadas por parte del Estado.
    • Detenciones arbitrarias.
    • Expropiaciones y robos de propiedades.
    • La estrategia del terror y el miedo. Las amenazas, señalamientos, persecuciones.
    • Ejecuciones extrajudiciales: Asesinatos.
    • Expolio de tierras y de los recursos naturales. Como dice Azarea Robles, “el botín saqueado va custodiado por las personas saqueadas”.
    • Herid@s y mutilados por minas.
    • Las mujeres son utilizadas como botín de guerra. Cada hora nueve mujeres sufren agresiones sexuales, más del 76% de ellas las realizan las fuerzas de seguridad del estado, el 18% hombre de la guerrilla y el 7% por parte de paramilitares. La impunidad frente a la violencia que sufren las mujeres es de un 98,6%.
    • Niñ@s involucrad@s en el conflicto: reclutamiento, violencia sexual, embarazo y enamoramientos, utilización como informantes…
    • Con la estigmatización del pensamiento crítico y divergente el régimen colombiano mantiene en cárceles a 7.500 pres@s políticos, muchos en condiciones de tortura extrema.
    • Record en desapariciones forzadas, más de 200.000 , 38255 en estos últimos tres años. Una Democracia genocida que a través de paramilitares, con la instrucción del ejército y la policía, crean crematorios y entrenan a criminales, para que no quede ningún tipo de huella.
    • Más de 5.000 casos de fosas comunes reportadas. Con la fosa común más grande de América Latina, con unas 2.000 personas en La Macarena.
    • Más de cuatro millones y medio de personas desplazadas. El segundo país del mundo, después de Sudán.
    • No contar con libertad de movimiento.
    • Potenciar el comercio sexual, la trata, la prostitución…
    • Reclutamiento forzoso de jóvenes y no reconocimiento de la Objeción de conciencia.
    • Impedir actividades productivas, culturales y socio-políticas.
    • Ruptura de tejidos sociales y comunitarios. Impedir la organización y participación popular, desde el señalamiento y el terror a quienes están en ello.
    • Destrucción del medio ambiente y la violación de las culturas y espacios sagrados y ancestrales.
    • Asesinatos de las mujeres, cualquiera sea su relación con algún actor armado. Suicidio de mujeres violadas por militares. Mujeres objetivo militar.
    • Fumigaciones y contaminación del agua, aire y tierra.
    • Violencia a los colectivos diversos: LGTB, afrocolombianos, negros, indígenas, campesinado…
    • Militarización de las vidas, las mentes, los presupuestos…
    • Naturalización y normalización del conflicto armado y total IMPUNIDAD.

NOSOTRAS NO FORJAMOS HIJ@S PARA LA GUERRA, NI PARA LA MISERIA

“Si sueñas sola el resto duerme. Sara, indígena Nasa.

… “estas comunidades y pueblos resisten de manera valiente y creativa, a través de procesos de soberanía de cuerpos, territorios y alimentos; afirmándose en sus propias y diversas identidades organizativas, culturales, espirituales y de cosmovisión; proponiendo como eje la unidad y la búsqueda e implementación de la vida digna, la autonomía, autodeterminación y soberanía”…(del llamamiento del encuentro Internacional de mujeres y pueblos de las Américas contra la militarización).

La paz sólo llegará a Colombia:

  • Con el reparto de la tierra, la riqueza y el despertar de la manipulación de los medios masivos de comunicación.
  • Acabando con la violencia estructural, la desigualdad, el hambre, el empobrecimiento.
  • Parando el expolio de recursos naturales por parte de las trasnacionales y la oligarquía del país.
  • Cuando se deje de vulnerar los derechos humanos de las personas.
  • Cuando se respete la diversidad cultural, étnica y de opciones de vida y los procesos comunales, participativos y organizativos.
  • Se facilite una salida negociada del conflicto armado.
  • Cuando se desarrollen comisiones de verdad, justicia, reparación y memoria histórica.
  • Cuando se llevan al Tribunal Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad.
  • Se reconozca la objeción de conciencia como un derecho y un paso hacia la abolición de los ejércitos.
  • Favoreciendo procesos de cultura de paz.
  • Desaparezcan las bases militares, los batallones de montaña, los retenes, las minas…
  • Siendo que “la militarización no es la solución sino el problema”, urge la desnaturalización del militarismo, las violencias y las guerras.
  • Se impulse y dinamice la Corte penal de las mujeres y los pueblos.
  • Fortalecer las redes de comunicación alternativa.

y algunas tareas urgentes para la Comunidad Internacional:

  • Desvelemos y comuniquemos la situación de violencia de derechos humanos y la guerra que allá se está produciendo.
  • Impidamos la venta y exportación de armas. Por ejemplo España envió a Colombia bombas, torpedos y aviones, cohetes, misiles, aviones por valor de 142 millones de euros en 2008. En la primera mitad de 2009 consta la venta de un avión valorado de 31 millones.
  • Acompañemos a las personas y organizaciones perseguidas y amenazadas.
  • Apoye y fortalecezca los procesos de organización popular y todas las experiencias de paz: Plan de vida, Comunidades de paz, albergues y veredas de paz, guardia indígena, tribunales de justicia y paz…
  • Boicot a las trasnacionales que tienen sus sedes en nuestros países.
  • Seguimiento de los dineros invertidos supuestamente en cooperación que van a parar a gasto militar.
  • Presión internacional contra la intervención político- militar y estrategia imperialista de EEUU en el mundo.

Hermanar las luchas, los pueblos, hermanar hasta que “la guerra sea un mal recuerdo”.

Guanarteme, a 11 de septiembre de 2010.

Creo que alguien debería explicarle a la ministra de Defensa lo que es un soldado. Me refiero a uno de esos que desfilaron hace un par de semanas con casco y escopeta. Es cierto que la ministra tiene alrededor, en cada foto, un montón de generales y uniformados varios que podrían explicárselo perfectamente. Pero tengo la impresión de que no se expresan bien; tal vez porque a medida que asciendes, te suben el sueldo y te acercas a la jubilación, uno suele volverse menos elocuente. Con lo fácil que sería, por otra parte, abrirle a la titular del ramo el diccionario de la RAE por la palabra soldado, mostrarle que significa persona que sirve en la milicia, llevarla luego a la palabra milicia y hacerle leer algo que no admite equívocos: (Del latín militia. Femenino). 1. Arte de hacer la guerra y de disciplinar a los soldados para ella. 2. Servicio o profesión militar. 3. Tropa o gente de guerra. Es cierto que hay una cuarta acepción: coros de los ángeles, que lleva como ejemplo la milicia angélica. Pero cuidado. Que no se haga ilusiones la ministra. Ahí ya estamos hablando de otra cosa.

Lo que no dice el diccionario, desde luego, es tropa o gente de paz. En sentido recto, soldado remite a lo que debe: un fulano disponible para matar y que lo maten en guerras defensivas u ofensivas. Alguien que por patriotismo, obligación, dinero o lo que estime oportuno, está entrenado para escabechar a sus semejantes; procurando que palmen más fulanos del otro bando que del suyo. El lado turbio del oficio –matarife, a fin de cuentas– se compensa con otros aspectos respetables: disciplina, disposición a soportar penalidades y miserias, y el sacrificio singular de exponerse al dolor, la mutilación y la muerte. Hay gente a la que no le gusta ese paisaje, y desde un punto de vista tan digno como su opuesto defiende la desaparición de soldados y ejércitos, en favor de un mundo ideal –y me temo que imposible– donde la palabra soldado sea un anacronismo. Otros, más realistas, admiten que la existencia de soldados profesionales, que sirven de modo voluntario y aceptan los riesgos del oficio, es necesaria en un mundo imperfecto y violento como el nuestro.

En todo caso, la palabra humanitario nada tiene que ver. Eso no corresponde a los soldados, sino a las organizaciones y oenegés adecuadas. A ellas corresponde poner tiritas, repartir agua embotellada y socorrer a los parias de la tierra. Por el contrario, la misión básica de los soldados –considerando la convención de Ginebra y la conciencia de cada cual– es hacer todo el daño posible al enemigo. Matarlo mucho y bien, inspirarle temor y vencerlo, disuadiéndolo de intentarlo de nuevo. Los soldados no fueron ideados para otra paz que la impuesta por sus bayonetas, ni para inspirar afecto, sino temor. Incluso en una misión de paz se trata de pacificar a hostias, si hace falta. Llegado el caso, lo que se espera de ellos es eficacia letal; de un modo compatible, dentro de lo que cabe en su sangriento oficio, con la decencia y la piedad, cuando se pueda. Que maten más y mejor que nadie, de manera que los intereses de su patria natural o adoptiva, o de la paz ajena que defienden, sean respetados por otros. Eso significa eficacia y ausencia de complejos. Por eso, llegados a tales extremos, las palabras soldado y misión humanitaria pueden ser no sólo incompatibles, sino confusas y hasta mortales.

Es lo que ocurre en España. Incapaces de conciliar de modo inteligente la necesidad de un ejército con la tendencia pacifista de la sociedad occidental actual, nuestros gobernantes –eso incluye al Pesoe como al Pepé– intentan lo imposible: unas fuerzas armadas desarmadas compuestas por soldados humanitarios, cuyo objetivo no es hacer la guerra sino la paz, y a los que se respeta más cuando se dejan matar que cuando matan. Esa imbecilidad se desmorona cuando lo real se presenta en forma de mina, emboscada o combate, y las familias largan en el telediario, con toda razón, que nadie les habló de guerra, y que su chico no fue a que le volaran los huevos, sino a repartir leche condensada. Es entonces cuando la ministra o ministro de guardia en esta charlotada bélico humanitaria del Bombero Torero, atrapados en su propia incongruencia, se adornan con media verónica ahuecando la voz y poniéndose estupendos mientras hablan de la deuda que España tiene con los difuntos y difuntas. Haciendo, además, que éstos queden como pardillos, al negarles incluso la palabra guerra; que, por políticamente incorrecta que sea, es la única que explica una muerte en combate. Cuando en un ejército profesional, voluntario, las familias protestan y se dicen engañadas si sus chicos mueren, alguien no se ha explicado bien. O no tenemos soldados, o los tenemos. Y si los tenemos, es para que palmen sin rechistar cuando les toque. No para que la ministra de Defensa –y sigo sin saber lo que defiende– venga a decirnos, con voz trémula y solemne, que acaban de matar a un cervatillo en el bosque de Bambi.

FUENTE:http://xlsemanal.finanzas.com/web/firma.php?id_edicion=4607&id_firma=9930

ESCUELA_SOLIDARIA-LOGO
mayo 2017
L M X J V S D
« May    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Entradas por categorías

Estadísticas de esta página

  • 5,424 visitas

¡¡LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS SAHARAUIS!!