You are currently browsing the monthly archive for octubre 2010.

26-10-2010 – Francisco Muro de Iscar

¿A quién le importa el Sahara?

 

Los disparos de la Policía marroquí han matado a Nayem El Garhi y muchos diarios españoles han dado la noticia escondida en sus páginas y han hablado de “un joven”. No, Nayem El Garhi era un niño saharaui de 14 años, una voz inocente, culpable de nada. Su hermano se debate entre la vida y la muerte. Otro hermano está en la cárcel. Pero la noticia apenas ha tenido eco y nadie del mundo de la farándula, casi ninguna asociación, pocas, casi ninguna, voces políticas se han alzado para condenar esta muerte. Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara?

Cerca de 15.000 saharauis, muchos de ellos mujeres y niños, que huyen del paro, la pobreza y la colonización, han levantado un campamento en las afueras de El Aaiún como protesta por sus condiciones de vida en la zona del Sahara Occidental. Allí pretendía acceder Nayem cuando el vehículo en el que viajaba fue tiroteado. El coche no se paró, pero cuando lo hacen, en la mayoría de las ocasiones, les detienen, les bajan del coche, les golpean y les quitan cuanto llevan de valor. Y la ONU y la comunidad internacional guardan silencio. Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara?

Siete periodistas españoles de cinco medios no han podido viajar desde Casablanca a El Aaiún para cubrir la protesta saharaui y se han quedado en tierra. Les han anulado los billetes sin explicación alguna y a uno de ellos, al que seguramente por error no le anularon el billete, las fuerzas de seguridad marroquíes le retiraron la tarjeta de embarque y el personal de la aerolínea, le impidió subir al avión sin ella. Y no pasa nada. Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara?
Ciudadanos españoles que fueron hace menos de dos meses a El Aaiún a protestar fueron maltratados por las fuerzas de seguridad marroquíes y el Gobierno español prefirió mirar hacia otro lado. Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara?

Aminatou Haidar es ya un recuerdo. Un recuerdo molesto para el Gobierno español y para el Gobierno marroquí, pero sólo un recuerdo. Su lucha, su huelga de hambre en el aeropuerto, su dignidad de mujer y de saharaui,  ha sido olvidada. El Sahara está bajo dominio militar de Marruecos, según denuncia el Frente Polisario y no pasa nada. Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara?

Pero eso sí, si Marruecos se mete con policías españoles, presiona sobre Ceuta y Melilla o pide más, el Gobierno dialoga, da explicaciones, concede condecoraciones….Al fin y al cabo, ¿a quién le importa el Sahara, a quién le importa una población a la que España abandonó a su suerte, a su mala suerte, hace 35 años? Ni protestas ni manifestaciones ni nada. Nadie defiende el derecho de los saharauis a su dignidad, a su tierra, a ser una nación, a vivir en libertad.

Anuncios

Somos nadie

26 octubre, 2010

Tocaba hoy escribir del nuevo gobierno canario. Acudí ayer a la toma de posesión de los nuevos consejeros. Apunté en mi libreta las sonrisas de los coalicioneros grancanarios tan emocionados por aterrizar en el gobierno del país a pesar de ser la cuarta fuerza política de la isla. Tomé nota de la sonrisa de Nancy de Australia Navarro, apenas interrumpida cuando Paulino Rivero habló de los pactos que defienden los intereses generales frente a los electorales, apunté el detalle de José Miguel Ruano y Milagros Luis Brito de tatarear la letra del himno de Canarias, los únicos que se lo sabían entre el centenar de personas del salón (el consejero de la poli y la educadora mayor saben que este arroró viene muy bien para frenar las rebeldías en los tiempos que corren).

En un afán de anotar todos los detalles, incluso apunté la página de la anacrónica Biblia donde se posaba el Cristo sobre el que prometieron sus cargos los nuevos consejeros. Domingo III del tiempo ordinario año A. Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 4, 12-23: Al enterarse de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret…”. Freno aquí mi crónica. No porque me asuste que la Biblia cuente que “me” han arrestado. Tengo material para cuatro columnas. Los salones del poder dan para mucho. Pero no podemos continuar como si no pasara nada. Tenemos un muerto aquí al lado. Las lágrimas de los familiares de Elgarhi Nayem Foidal deberían nublarnos la vista a todos. El ejército de Marruecos asesina a un niño y deja herido grave a su hermano y el mundo sigue caminando como si no pasara nada.

Pónganse ustedes en situación. Imaginen que fue la policía cubana o la venezolana la que mató a un chiquillo de 14 años. Imaginen que 20.000 personas montan una acampada en las afueras de Caracas para protestar contra el gobierno de Hugo Chávez. La CCN estaría en directo desde el primer día, los diarios españoles tendrían hoy en sus portadas el rostro triste de la madre del niño asesinado por las balas marroquíes. Los informativos de televisión tendrían como imagen del día las jaimas donde duerme un pueblo que nos dice que no está dormido. La lucha pacífica de una población respondida con balas asesinas. Eso está pasando en el Aaiún, aunque no interesa a los grandes medios, y cuando nos lo cuentan dan prioridad siempre a la versión oficial de una monarquía medieval que tiene la suerte de no formar parte del eje del mal, de ser un aliado de la Unión Europea y Estados Unidos. Y amor con silencio se paga.

Si no estamos ante un crimen de guerra contra la población civil. Si la policía de Marruecos se limitó a responder con balas a unos disparos que, según dicen, venían del interior del coche donde iba Elgarhi, ¿Por qué el gobierno marroquí no deja viajar a el Aaiún a los periodistas españoles?¿Por qué no quieren testigos extranjeros en el sáhara ocupado? Menos mal que la sagaz periodista Laura Gallego de Guinguinbali.com se les coló por donde ellos no saben. Gracias a Laura sabemos la versión directa de las víctimas de esta penúltima barbarie. La colaboradora de CANARIAS AHORA RADIO nos describía ayer en El Correíllo la calma tensa en los campamentos, donde los saharauis no quieren ni siquiera mostrar la bandera de su pueblo para no dar excusa al ejército, para evitar una represión que cueste más vidas todavía.

Mientras la ministra de Asuntos Exteriores de España hablaba en la Unión Europea de Cuba, mientras el gobierno canario pone el grito en el cielo porque una empresa de emigrantes canarios fue expropiada por el gobierno venezolano, aquí al lado tenemos un niño muerto y dos jóvenes graves, las balas de un ejército colono que ocupa un territorio en contra de la legislación internacional mataron a un chiquillo en un territorio que administrativamente pertenece al estado español. Pero la vida sigue con normalidad en el Palacio de la Moncloa y en la presidencia del gobierno canario. En Madrid todos miran a Rubalcaba, en las islas los trepas preguntan “¿qué hay de lo mío?”. Los esperpentos de Valle-Inclán lo confesaban en Luces de Bohemia: “que haya un muerto más sólo importa a la funeraria”.

Foto: publicada por Laura Gallego en Guinguinbali.com

Guinguinbali.com

Los saharauis han demostrado una enorme capacidad de resistencia en las últimas décadas, a prueba de guerras, exilio y opresión. Pero los acontecimientos que se están viviendo estos días en El Aaiún son históricos. Bajo la consigna del “estamos hartos”, miles de saharauis han construido un espacio de libertad en el desierto. Sin embargo, Marruecos acecha.

A estas alturas, a nadie le puede caber ninguna duda de que los acontecimientos que se están viviendo en el Sahara Occidental en este preciso instante tienen un calado y una trascendencia histórica más que evidentes. Miles de personas, entre ellos personas muy mayores y niños, han tomado la decisión de dejar sus casas y abandonar su ciudad, aquella en la que nacieron y viven, para instalarse en jaimas en el desierto con la firme determinación de aguantar el tiempo que haga falta. Están hartos de ser discriminados por Marruecos, de que les insulten, les humillen, les roben lo que es suyo.

Esta no es una historia de buenos y malos, porque buenos y malos hay en todos partes, en todos los países, en todos los bandos. Y todos tienen sus razones que defenderán con pasión. Pero sí es una historia de Justicia. Será difícil rebuscar en los rincones del mundo y encontrar un pueblo que merezca más que el pueblo saharaui decidir su propio futuro. Han demostrado una capacidad enorme para resistir en la adversidad. Saben que el mundo les ha dado la espalda (hablo de organismos internacionales, estados y gobiernos y excluyo aquí el aliento gigantesco de buena parte de la sociedad civil), pero así y todo han hecho de la resistencia una forma de vida.

Fue sobre el 9 de octubre. Primero unas decenas de jaimas, luego cientos, ahora miles. Los saharauis fueron llegando a Gdeim Izik bajo la única consigna del estamos hartos y no podemos más. Se han organizado. Entre las tiendas hay servicio de seguridad, enfermeros, mecánicos, transportistas… Son como una pequeña ciudad de lona, un mar de jaimas en medio de nada. Pero ni allí les dejan vivir en paz.

Desde el comienzo de esta singular protesta, Marruecos ha mostrado su rostro más implacable. Miles de policías y soldados rodean ya a Gdeim Izik, helicópteros militares sobrevuelan el campamento y entrar y salir de allí es una aventura mortal, como se ha demostrado. Como dice nuestra compañera Laura Gallego, El Aaiún es hoy, ahora mismo, una ciudad sitiada y a Gdeim Izik la rodean muros, alambradas y piedras erizadas de marroquíes. Al desierto le han crecido vallas.

Primero, la intimidación, y, el domingo por la noche, las metralletas. ¿De qué manera se puede justificar lo ocurrido?, ¿alguien piensa, de verdad, que disparar contra civiles indefensos y matar a un niño de 14 años es razonable?, ¿qué ha pasado con el alto el fuego firmado por Marruecos y el Polisario que obligaba a ambas partes a no usar las armas en este territorio?, ¿dónde está la ONU cuando se la necesita, cuando se le había advertido que esto podía ocurrir?, ¿no tenía la Minurso que velar por ese alto el fuego, no era su objetivo principal?, ¿o es que están muy ocupados haciendo turismo en el desierto?

No tengo ni idea cómo puede acabar esta historia. Lo que sí está claro es que Marruecos no quiere testigos. Ayer impidió la entrada a los territorios ocupados a siete periodista españoles. Si sabemos lo que ocurre allí es gracias a los propios saharauis, a asociaciones civiles de apoyo al Sahara y, por qué no decirlo, a la única periodista que está hoy informando desde El Aaiún, nuestra compañera Laura Gallego.

Para GuinGuinBali, un proyecto joven e ilusionante que quiere arrojar luz sobre la realidad de África, las violaciones de Derechos Humanos y las injusticias en general son una prioridad. Lo hemos demostrado escribiendo una y otra vez sobre los vertidos en el Delta del Níger, la difícil situación de gays y lesbianas en el continente, la terrible dictadura de Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial o la discriminación de los bosquimanos. Y el Sahara, tan cerca de nosotros, no podía ser una excepción.

Laura Gallego ha llegado hasta el corazón de este pueblo y de este territorio para explicarnos a todos lo que ocurre, para contarnos la verdad que muchos quieren silenciar. Los lectores de GuinGuinBali, a través de comentarios y llamadas, nos han hecho llegar su calor y agradecimiento por este esfuerzo. Ahí es donde nos van a encontrar siempre. A veces nos equivocaremos, cometeremos errores. Pero creemos que vale la pena. Gracias a todos y gracias especialmente a los saharauis por enseñarnos con hechos que la lucha por la Justicia siempre vale la pena. Y gracias, cómo no, a Laura por hacer su trabajo con coraje y honestidad.

  

 

El 16, 17 y 18 nos manifestaremos en todo el Estado contra la pobreza. Pero, ¿y si nos rebeláramos cada día contra la riqueza? Hablamos con el economista José Iglesias Fernández, para conocer qué vínculos existen entre una y otra y qué podemos hacer para acabar con las desigualdades.

José Iglesias Fernández es catedrático en Economía y Ciencias Sociales, miembro del Seminario de Economía Crítica Taifa, de la Mesa Cívica por la Renta Básica, de la Asociación EcoConcern-Innovació Social, y pertenece a las llamadas gentes de Baladre/Zambra. Es especialista en economía crítica del bienestar social en sus múltiples facetas (pobreza, marginación, desigualdad y protección social) y durante los últimos años ha prestado especial atención al estudio y divulgación de la renta básica. Con él analizamos la relación causa-efecto entre riqueza y pobreza.

>> ¿Cuál es la causa de la riqueza?, ¿cuáles son las causas y los mecanismos que la originan?
En el Estado español, la intensidad de la pobreza depende del criterio con el cual se mide. […] Si tomamos como referencia la crisis actual, comprobamos como el gran capital se ha visto obligado a devaluar parte de su producción (caída del precio de la viviendas), infrautilizar parte de su capacidad productiva (sector de la construcción, automóvil y turismo), a la vez que repercute sobre el pequeño capital y, unas empresas y otras destruyen los puestos de trabajo creados en momentos de crecimiento. Por lo tanto, los pobres son un producto del capital y no algo independiente del cual es difícil saber sus causas. En una sociedad capitalista los puestos de trabajo los crea el capital; y si hay pobres, será porque el capital es incapaz de crear los puestos de trabajo y de remunerarlos por encima del umbral de pobreza. La pobreza que padecen millones de personas en el mundo es una de las razones para estar en contra de este sistema.
La riqueza viene concentrándose en muy pocas manos, en muy pocas familias. En el Informe de economía nº 4 de Taifa, Hay pobres porque hay muy, muy ricos, una de las conclusiones sobre la concentración de riqueza* en el Estado español es que el 10% de los declarantes concentra el 50% del patrimonio declarado*.

>> ¿Es posible reducir la pobreza sin alterar los niveles de riqueza monetaria?
Si, como explicamos anteriormente, la pobreza es estructural, consustancial al sistema, es decir, que se origina debido a la necesidad de acumulación privada de la riqueza, la pobreza no es posible reducirla (más que en unas décimas), y mucho menos desterrarla sin eliminar el capitalismo.

>> ¿Qué posibilidades y dificultades comportaría una redistribución de la riqueza en una sociedad como la nuestra?
En la actualidad, las dificultades que comportaría redistribuir la riqueza en el capitalismo son inmensas e innumerables. A la vista está que la redistribución que realizan los gobiernos es hacia la banca y las patronales, mientras recortan el gasto social. Sin capacidad para modificar las relaciones de fuerza capital-trabajo, ya señalé como el transvase de riqueza hacia los colectivos más empobrecidos, mediante el mecanismo fiscal o la reasignación del gasto público, repito es nulo.

>> Algunos mensajes se centran estos días en el recorte del gasto, en la austeridad, pero ¿por qué no se repiten estos mensajes en los sectores que acumulan la riqueza?
Vicenç Navarro, siempre tan lúcido en este tema, lo explica: “los expertos se olvidan de que existe una polarización muy fuerte de los ingresos a favor de las rentas más altas […] Si tales sectores pagaran en términos progresivos, eliminando el tope de exclusión en su gravamen, los ingresos a la Seguridad Social aumentarían considerablemente. Ahora bien, los que tienen más poder político son los primeros, en lugar de los segundos, lo cual explica que estas alternativas ni siquiera se consideren y/o aparezcan en los medios”.

>> Algunos discursos políticos apuntan a los derechos laborales de las personas trabajadoras, a la mala regulación de la inmigración o al descenso del consumo como causas de las crisis. ¿Son éstas las causas reales?
De ninguna manera. Para los lectores más preocupados, yo les recomendaría un par de lecturas: Informe nº 6 de Taifa. Apuntes teóricos para entender la crisis. Junio 2009 y el Informe nº 7. La crisis en el estado español. El rescate de los poderosos. Mayo 2010. De todas maneras, cabe señalar que la caída en el consumo se debe al descenso del poder adquisitivo de la población en los últimos 25 años, y de aquí el fuerte endeudamiento de las familias; la inmigración, tanto la regulada como la oculta, aporta casi un 1% al PIB, aparte de de su contribución a la financiación de las pensiones y la mejora de los índices demográficos.

TEXTO EXTRAíDO ÍNTEGRO DE  CANALSOLIDARIO.ORG Si quieres, puedes firmar el MANIFIESTO de la Coordinadora de ONG contra los recortes sociales del Gobierno.

ESCUELA_SOLIDARIA-LOGO
octubre 2010
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entradas por categorías

Estadísticas de esta página

  • 5,473 visitas

¡¡LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS SAHARAUIS!!